La primavera en el Valle del Tena es explosiva

La primavera en el Valle del Tena es explosiva, el verde se va imponiendo al blanco, comienza el deshielo y crecen los ríos y barrancos, es época de lluvia y no es extraño que alguna nevada llegue hasta el fondo del valle. Es el mejor momento para deportes de extremo como el heliesquí, subiendo a las zonas más altas y vírgenes del Pirineo, pero también empiezan los deportes de agua: barranquismo, descenso de cañones, excursiones en canoa…

El contraste del verde intenso con el blanco de la nieve, las agradables temperaturas, el color de las flores y sus olores en los prados, y las Ferias de primavera en los pueblos cercanos, hacen de esta época del año un momento emocionante para disfrutar del despertar de la naturaleza.

Ven a disfrutar de tu casa de los Pirineos en primavera, y descubre todo lo que este lugar tiene para ti.