El otoño en este caprichoso entorno natural es hermoso

El otoño en este caprichoso entorno natural es hermoso, una segunda primavera donde cada hoja se convierte en flor, donde la vegetación se transforma en un manto multicolor propio de los lugares más exóticos. El ambiente excepcionalmente húmedo deja en los días despejados una atmósfera limpia y refrescante, lo que lo hace realmente idóneo para pasear por la montaña.

El deporte en esta época del año se une a las ganas de descubrir la naturaleza, buscando los regalos que nos deja antes del invierno. El senderismo se combina con la recolección de setas, de frambuesas o de moras para una estupenda e inigualable mermelada casera.

Este momento tan romántico del año nos deja las mejores fotografías del valle, siendo la mejor ocasión para contemplar fascinados el espectáculo de colores en el que este paisaje se convierte.

Ven a disfrutar de tu casa de los Pirineos en Otoño, y descubre todo lo que este lugar tiene para ti.